miércoles, 27 de noviembre de 2013

El amante Ocasional

Un apuesto joven al que besó en los labios con dulzura abrazaba su cuerpo desnudo. De nuevo, cuando ya creía haber olvidado el milagro que supone ser mujer, sintió fluir a raudales el deseo.
Las cálidas manos de aquel hermoso varón brindaban a su piel precisas caricias que la colmaban de placeres. 
Permitió que aquel inmenso caudal de sensaciones la atrapara sin recato. 

Se dejó arrastrar por la tentación hasta caer en el abismo, para después tomar las riendas y subir una y otra vez al cielo.
Ya relajada, cerró los ojos y durmió alojada entre sus brazos.
Sus labios dibujaron una aliviada sonrisa cuando, al despertar, su marido seguía allí....


Chicos después de unas largas vacaciones, vuelvo a estar aquí de nuevo.... Un besito.

jueves, 8 de agosto de 2013

Encuentro a media noche

Eran las 12 de la noche, subimos las escaleras y empezamos a buscar nuestra habitación, mientras que la pareja que subía, se percató de nosotros. Nos miraron de manera rara. Nosotros disimulamos, llegamos a la habitación y la abrimos lo más rápido posible. Entramos, ya en la habitación, llamamos al recepcionista para  que nos trajeran algo para beber.
Ella se sentó en la cama y empezó a observar detenidamente la habitación como si estuviese imaginándose las travesuras que haríamos luego. Yo hice lo propio y me puse a su lado, ella me miro y empezó a besarme el cuello. Yo empecé acariciar sus pechos, las presionaba con fuerza y eso la excitaba más, de pronto se escuchó  la puerta. –Era el camarero –
Nos detuvimos un momento, abrí y me entrego una botella de cava bien fría. Nos servimos una copa. Ella se sentó encima de mí y empezamos a besarnos sin reparo ni control. Yo empecé a besarle el cuello, mientras mis manos agarraban sus pechos y su trasero. Al mismo tiempo ella frotaba su vagina con el grosor de mi pene erecto, que ya estaba en posición para penetrarla. Fui bajándole su vestido y así mismo mi boca también descendía hacia sus senos hinchados por el calor del deseo y esos pezones que invitaban a morderlos. Mientras lamia sus pechos, ella me quito la camiseta y también hizo lo propio. Luego se levantó un poco el vestido y mis manos agarraban y metía mis dedos en su vagina y en su trasero que ya estaban bien mojados y lubricados. Sentí su ano bien apretadito y esas nalgas que daban ganas de penetrarla. Después la subí a la mesa, le quite su tanga y empecé a chupar y lamer con mucho placer y delicia su vagina humedecida por mi sexo. Seguí lamiendo su clítoris ella empezaba a gemir descontroladamente. Introduje mis dedos y empezaba a moverlos de un lado a otro dentro de su vagina, a ella le estaba gustando. ella no pudo más, se levantó, se arrodillo, me bajo la cremallera y luego el pantalón. Empezó a lamer por encima de mi bóxer que estaba húmedo. Sin pensarlo me bajo el bóxer y empezó a chupármelo como solo lo sabe hacer una chica bien experimentada, fueron unas lamidas espectaculares, nunca nadie me había echo un sexo oral tan espectacular como ella,
después lamió de mi pene que le esperaba con su lechecita en la punta del glande. Se tomó todo mi semen, luego succiono mi pene. Realmente me hizo ver las estrellas.
Ya estaba en mi clímax, la coloque en la cama, puso sus piernas en mi hombro,  su vagina estaba  muy  apretadita. Empecé a frotarla con mi pene, golpeándola. Después introduje mi pene en su vagina y empecé a meterlo  suavemente  hasta que entro todo, ella me apretaba hacia ella sin soltarme. Así estuvimos varias horas, cambiando de posturas, hasta acabar con todo su cuerpo cubierto por mi corrida.


Ambos quedamos agotados, fue una experiencia inolvidable. Pero desde aquella vez jugamos a ser amantes….

miércoles, 7 de agosto de 2013

Deseo juvenil...

Cristina estaba sentada en el rellano de su casa con Daniela, su mejor amiga. Se conocían desde la guardería. 
-¿Qué vamos a hacer hoy? -Preguntó Daniela.
-Podemos ir al centro comercial,
-No está muy lejos, ¿no? -Se aseguraba Daniela.
Una vez allí, cogieron unas prendas de ropa y fueron a los probadores, estaban todos ocupados y decidieron utilizar las dos el mismo, el probador era bastante grande. 
Cris se quitó la camiseta y dejó ver sus grandes pechos bajo el sujetador. Daniela se quitó su camiseta también, llevaba un sujetador de una talla o dos más pequeño, totalmente negro.
-Cómo me gustaría tener tus tetas... -Le dijo ésta a Cris. -Deberías probártelo el vestido sin sujetador.

Cris le hizo caso y se quitó el sujetador. Daniela se quedó sin respiración. Nunca había tenido ningún deseo homosexual, y menos con su amiga. Se le quedó mirando a los pechos.
-¿qué te pasa? -Preguntó Cris.
-Nada -Dijo ella. Pero no pudo reprimirse y la besó. 
Cris al principio sintió ganas de apartarse, pero se dejó. Sentía algo con Daniela que no había sentido con ningún chico. Daniela le acarició un pecho. Cris le quitó el sujetador a Daniela. Se estuvieron besando hasta que Daniela se decidió a lamer el pecho de Cris.
Cris gemía de placer. Tras unos minutos, le quitó los shorts a Daniela, y las braguitas. Colocó su mano sobre el sexo de su amiga. Estaba húmedo. Lo apretaba y lo soltaba. Llegó a su clítoris y comenzó a mover la mano, mientras gemía.
Ambas estaban desnudas. 

-Siéntate en el banquito. -Dijo Cris a Daniela, y ella así lo hizo.
Empezó a lamerle todo, hasta llegar a su sexo, metía su lengua y la sacaba. Metió los dedos en su vagina, los sacó húmedos y mojados y se los dio a su amiga. Esta los chupó y los lamió.

Así siguieron hasta que acabaron con un orgasmo.

martes, 2 de julio de 2013

Mi padrastro.

Cuando era pequeña siempre me solía sentar en las piernas del marido de mi madre.Casi siempre solía notar algo duro entre sus pierna, pero nunca le preste mucha atención.
De adolescente, él solía espiarme por la ventana del lavabo mientras yo me duchaba, pero yo me hacia la despistada, una de las veces que estaba en el baño, el toco a la puerta y me dijo con insistencia que abriera que tenía mucha prisa.Mientras yo me acababa de poner la ropa el se metió en la ducha y comenzó a depilarse sus partes intimas, en aquel momento le pude ver el pene, era enorme, rosadito y con aquellas venas súper hinchadas que parecían que tenían que estallar, el se dio cuenta que lo miraba y cerro la cortina de la ducha no sin antes dar un repaso por mis pechos y mi vagina.

Cuando yo salía del baño, el me llamo y yo me gire estaba desnudo detrás de mí, cerró la puerta y comenzó a quitarme la ropa, comenzó a tocarme la vagina, a mi me gustaba como lo hacía, así que yo le respondí de la misma manera y comencé a tocarle el pene, el quiso penetrarme, pero yo me negué, me cubrí con la toalla y salí del baño.Fui hacia mi habitación y el vino tras de mí, entramos en mi habitación, me quito la toalla que cubría mi cuerpo y me tiro en la cama, el se puso encima mío, su pene tocaba mi vagina y comencé a excitarme demasiado, el coloco unos cojines debajo de mi trasero y comenzó a meterme su pene poco a poco, yo comencé a gritar de placer,El estaba excitadísimo.

Estuvimos casi una hora teniendo sexo, hasta que al final el acabo corriéndose, luego comenzó a lamerme la vagina con su semen.Yo me puse encima de él, me cogió por las caderas y comenzó a moverme rápidamente el volvía a estar excitadísimo, le saque el pene de dentro de mí y me lo metí en la boca lo chupe hasta que se volvió a correr, luego se comenzó a vestir y salió de la habitación.Fueron pasando las semanas y los años y seguimos teniendo nuestros encuentros.Mi madre no sabe nada y espero que nunca lo sepa..

miércoles, 12 de junio de 2013

Aquella mañana.

Teníamos 16 años, los dos éramos vírgenes, yo casi siempre estaba en su casa, pero casi nunca estábamos a solas. 

Nos pasábamos las horas en su habitación escuchando música, nunca pasamos de darnos algún que otro beso.

Un día suspendieron las clases y decidí ir a verla a su casa, estaba sola, cuando abrió la puerta llevaba puestos unos shorts súper pequeños, y una camiseta que dejaba ver su sujetador.

Tenía unos pechos grandes y redondos, esperando ser besados, el pensarlo me hizo que se me pusiera el pene duro,  nos sentamos un ratito a ver la tele, pero rápidamente nos empezamos a besar apasionadamente, nos acostamos en el sofá, ella estaba sobre mí, comencé a tocarla, le comencé a bajar sus shorts hasta dejarla con los pantys.
Le quite la camiseta y deje sus pechos frente a mí, jugué con ellos entre mis labios mientras se ponían duros sus pezones, mi mano bajaba poco a poco hacia su pelvis, tocaba entre sus pantys y podía sentir su vello púbico, mi pene explotaba de emoción, ella bajo su mano y comenzó a tocarme el pene duro, lo tocaba con suavidad, me baje el pantalón y mi boxers mientras ella se iba bajando sus pantys, su rajita estaba húmeda y probé todo ese elixir, mientras ella no paraba de gemir, lamia poco a poco su vagina, metía mi lengua una y otra vez,  ella en un momento dado, se subió sobre mí, después bajo hacia mi pene y comenzó a lamerlo, podía sentir su lengua recorriendo mi pene, no me pude resistir y no tarde en correrme, seguimos besándonos y acabe masturbándola hasta que se corrió ella también.

Mi pene deseaba penetrarla, así que me coloque un preservativo, le abrí las piernas, ella estaba demasiado lubricada y acabe metiéndole el pene hasta el fondo, ella lanzo un gemido de placer y de dolor al mismo tiempo, pero el placer era inimaginable, después de un buen rato de movimientos, acabamos en un gran orgasmo, pero exhaustos.
Nos abrazamos, todo había sido demasiado bonito, y lo más bonito es porque lo había hecho con la persona que quería…

lunes, 3 de junio de 2013

Dedicado a ella.

El sol, la lluvia, el cielo, las hojas estrepitosas, el viento, ojos que brillan y su boca. 

Todo un conjunto de luminosidad, un manojo de vida blanda como el agua.

Circula por las venas como un torrente de abejas, se esconde, nace, se ríe. Baja como esquirlas heladas por las arterias de madera. Esa vida, esa tenue vida.

Y de pronto un nubarrón, la luz artificial de la calle, la llovizna, el roce. El chapotear de los tacones en las baldosas. La esquina esta libre, el encuentro será fulminante. Del otro lado de la calle la penumbra. El latir de un corazón galopando, rechinante.

Inconfundiblemente se encuentran, el calor en la cara de su cigarrillo alivia el viento helado, la gabardina solo es una ilusión de abrigo.

Se esconden juntos como niños, se miman, se besan, se ríen, y continúan el paseo. Se aman incansablemente entre las calles oscuras. Solo la brisa de la noche y las finas gotas son testigos del consumado hecho.

Ellas, tan finas, recorren sus cuerpos fatigados, ellos tan poseídos sacian su sed.

Mientras las luces siguen escondiéndose en la bruma otoñal, ellos, se persiguen, corren de la mano.

Se pierden el uno en el otro, se asfixian, y vuelven a nacer entre sábanas blancas como campos de jazmines.

Mientras el acaricia sus piernas torneadas, ella besa su cuello y su cabeza rojiza roza sus hombros, el alborotadamente pega su cintura a la de ella y desliza sus manos desde el muslo hacia la cintura, luego acaricia sus senos, ella enloquece de amor y sube sobre él, y en un sin fin de caricias, roces y húmedos besos se va la noche.

El sol les da en la cara, ellos alterados, se miran, ella coge las medias del suelo, su abrocha el sujetador y se coloca la falda y la camiseta ceñida. Mientras él, la va mirando tumbado en la cama con sábanas blancas, revoltosa, inmune a la soledad. Se miran, se sonríen, se abrazan y el la besa profundamente.

Deja la habitación y en su camino una estela de su perfume se mezcla con la cotidianidad del día...

miércoles, 29 de mayo de 2013

En la ducha

Era mi último día de trabajo antes de las vacaciones, estaba muy excitada por todo el ajetreo de la preparación del viaje.Llegue a casa, con muchas cosas por hacer, la cabeza no paraba de darme vueltas, para relajarme un poco decidí darme una ducha de agua bien caliente. 

Me desnude frente al espejo del cuarto de baño, mientras observaba mi cuerpo desnudo reflejado en el, sin darme casi cuenta empecé a tocarme y acariciarme mientras el espejo cada vez se iba empañando mas y mas... 

Pasaba mis manos por mis pechos, me sentía cada vez mas húmeda, me metí en la ducha y al notar el agua caliente me estremecí, me apoye contra la pared mientras dejaba el agua caer sobre mí. Cogí el gel de baño sin pensar en nada, ni siquiera que me estaba poniendo muy cachonda.

Me acariciaba los pechos con el gel cálido y suave, apretándolas como a mí me gusta, despacio, en círculos, me cubría mis pechos con el gel como si fuera semen... metí mi mano entre las piernas, me abrí los labios, lo tenía todo húmedo, mojado, muy caliente, estaba a punto de correrme, pero me resistía, quería disfrutar un poco mas aquel momento, me introducía una y otra vez los dedos dentro de la vagina, a la vez que me acariciaba lentamente el clítoris, en aquel momento lo que más deseaba era notar un buen pene dentro de mi... Los consoladores pasaban por mi pensamiento mientras mis dedos me daban placer, deseaba tener un pene para poderlo acariciar y chupar...

El espejo cada vez estaba más empañado y ya no dejaba ver mi cuerpo en el... quería correrme y cada vez introducía mas mis dedos dándome placer, cerré los ojos mientras con la otra mano me tocaba los pechos...estaba a punto de llegar a ese placer que tanto me gustaba, le di más fuerza al agua, levante la pierna apoyando el pie en la bañera quería mas placer, cogí el teléfono de la duche y lo puse entre mis piernas, el agua caliente chocaba en el clítoris, mi excitación era máxima y no tarde en correrme...mmmmmmm

domingo, 26 de mayo de 2013

Mi cita con una madurita

Cuando entro al bar la vi, podría ser perfectamente mi madre por la edad. Su rostro era precioso, unas largas piernas y un cuerpo esbelto. En aquel momento me pregunte que podía pretender con aquella mujer, ella me miró y yo le sonreí, sonrisa que ella también me devolvió.
Me senté en su mesa descaradamente y empezamos a hablar, paso casi una hora y yo la invité a pasear, hacia una noche preciosa, ella acepto,  caminamos por el parque durante un largo rato, ella era divina con aquella carita de ángel...
Después del paseo la invite a tomar una última copa a casa, mis padres estaban fuera y no volverían en todo el fin de semana, ella dijo que estaba loco, pero acabo aceptando la invitación.
Cuando llegamos, ella aprovecho para ir al baño y yo aproveche para poner música y bajar un poco la luz de la sala, cuando volvió yo la esperaba con una copa de champagne...

Comenzamos a bailar, yo la cogí de la cintura y la apreté hacia mí, a ella le gusto y me pidió que la apretara más fuerte, yo lo hice a la vez que la iba acariciando... Yo me estaba volviendo loco... En aquel momento ella me dio un beso en los labios, comenzamos a quitarnos la ropa el uno al otro mientras nuestros cuerpos bailaban al ritmo de la música, hasta quedarnos en ropa interior, mientras nuestras lenguas desaparecían en nuestras bocas en besos profundos y pornográficos.
Nos acabamos de desnudar y seguimos bailando hasta finalmente acabar tumbados en la alfombra del salón. Comenzó a chuparme hasta llegar a mi miembro, se metió mis 23 centímetros de pene en su boca, el placer que yo sentí en ese momento era inexplicable, luego se puso de costado invitándome a  que la penetrara... Intente penetrarla pero me costaba un poco, nunca me hubiera imaginado que una mujer así, tuviera aquella vagina tan estrecha, ella me decía al oído que se la metiera, quería notar todo mi pene dentro de ella....
Se lo fue metiendo y sacando poco a poco, cuando lo tenía dentro su vagina apretaba mi pene... qué locura!!

Ella gemía y gritaba, al tiempo que me pedía que se lo metiera todo, yo cada vez empujaba mas y mas, hasta metérselo todo hasta el fondo...acabamos los dos enloquecidos de placer, esa noche echamos tres polvos como nunca antes lo había echo, esa noche ni su trasero se salvo de probar mi pene...
Cuando marcho me dijo la edad que tenia y había 25 años de diferencia entre nosotros,  pero aquella noche la edad no tuvo nada que ver entre nosotros, fue una noche maravillosa.
Nunca más la volví a ver, pero sigo volviendo a aquel bar donde la conocí, con las esperanzas de volverla a encontrar algún día....

miércoles, 22 de mayo de 2013

Juegos de oficina

Me llamo por teléfono y noto mi tono sensual... Le había estado deseando toda la mañana.. La noche anterior ya soñé con su cuerpo hasta acabar masturbándome pensando en él... imaginaba como seria hacerlo con él, como acariciaría su cuerpo, como lo lamería, froté mi clítoris muy fuerte y apreté mi trasero para sentir el éxtasis. Cuando llego a la oficina yo lo esperaba en ropa interior, llevaba puesto un conjunto negro, transparente con una tanga minúscula .. Cuando entro fue directamente hacía mí y comenzó a tocarme los muslos y el trasero, mi trasero le apasionaba, me dio la vuelta y me lo besó con pasión... estábamos los dos deseosos el uno del otro. Me agacho, le desabrocho el pantalón y saco su pene inmenso, empiezo a comérmelo  está muy duro,  el se excita mucho viendo como me lo como, se lo iba lamiendo poco a poco. Yo estoy mojadísima y excitadísima, comienzo a meter mis dedos en mi vagina...ufff 

En aquel momento lo único que deseo es sentir su pene dentro de mí, el lo nota y me quita el tanga, abre mis piernas, introduce sus dedos dentro de mí y comienza a moverlos, cada vez estaba más excitada y deseaba sentir su pene dentro de mí... Me recuesto en el escritorio y le digo que me penetre, empieza a penetrarme.. Me vuelve loca..Luego me da la vuelta me coge por la cintura y comienza a penetrarme fuertemente, yo gritaba de placer, si si siiiii...me coge del pelo y me tira con fuerza, a mi me gusta, luego soy yo la que me coloco  encima suyo y seguimos con la penetración, cada vez mas fuerte... siii así me gusta... ufff  En aquel momento yo tuve un orgasmo como nunca lo había tenido, éramos dos animales en celo... El sacó su pene de dentro de mí, y yo me lo volví a poner en mi boca, le dije que quería probar su leche.. y él no tardo en dármela a probar....

lunes, 20 de mayo de 2013

Solo en casa

Cuando regrese el viernes a casa después del trabajo ya no quedaba nadie en ella, mis padres y mi hermana habían marchado a pasar el fin de semana fuera.

Sin perder ni un segundo me duche, me puse cómodo y comencé a mirar una película subida de tono aprovechando que estaba solo. No había hecho más que empezar a masturbarme cuando llamaron a la puerta, así que con un mosqueo alucinante fui a abrir. Al mirar por la mirilla vi que era Carla, la amiga de mi hermana, así que hice un esfuerzo por disimular mi erección y abrí.

Pregunto por mi hermana y yo le conteste que estaba fuera, venía a buscar un pantalón que le había dejado y lo necesitaba para el sábado, yo la invite a entrar y una vez en el salón me di cuenta como se fijaba en lo que escondía bajo el pantalón, yo no podía parar de mirar aquel vertiginoso escote que llevaba.

Hablamos un momento y la acompañe a la habitación de mi hermana a recoger el pantalón.  Me agache para abrir el cajón de la cómoda y sin dejar que me levantara se recostó sobre mí, apoyando sus pechos en mi espalda, los apretaba con fuerza ... se quito la camiseta que llevaba, y mientras yo miraba con cara de tonto aquellos pechos que parecían desbordarse del sujetador, ella me miraba y se miraba al espejo..

Fue entonces cuando le dije "que pena que no te hubieras quitado también el sujetador", ella comenzó a reír y me pregunto que para que, yo le conteste, pues para verte esos pechos tan bonitos que tienes, ah, "si es por eso, solo tienes que decírmelo". Sin más palabras empezó a quitarse la ropa mientras me miraba fijamente, hasta quedarse completamente desnuda. Se acerco a mí y agarrándome el más que evidente bulto del pantalón dijo ¿y tú?, ¿no vas a enseñarme que tienes aquí guardado?

Se arrodillo frente a mí bajándome el pantalón  y mi miembro se levanto como un resorte y casi le impacta contra su cara, y sin pensarlo demasiado comenzó a lamerlo suavemente, recreándose, sin apartar su mirada de mis ojos. Cuando me di cuenta de que no aguantaría demasiado, la tumbe sobre la cama de mi hermana, le separe las piernas y empecé a lamer su sexo, estaba súper mojado. Ella levantaba la cadera con fuerza sujetando mi cabeza para que

no me separara ni un milímetro de lo que tenía allí, yo respondí su entusiasmo y le introduje mis dedos en su vagina  intentando encontrar su punto G. Me incorpore y comencé a penetrarla muy despacio para subir lentamente el ritmo en consonancia con sus gemidos, cada vez más rápido y más fuertes, hasta quedar rendidos.....

sábado, 18 de mayo de 2013

¡¡Feliz Sábado!!

Hoy le quiero dedicar la foto a mi amigo Alberto, del blog, "Corneadores, cornudos y esposas abiertas y sueltas" por la entrevista tan bonita que me ha hecho para publicar en su blog...

Alberto eres un encanto.
Un besito...


Os dejo el enlace de la entrevista por si os apetece leerla o ver las fotos tan sexys que ha puesto....


miércoles, 15 de mayo de 2013

Un cambio radical.

Era un sábado de finales de Marzo, estaba desesperada, tenía que pagar el alquiler del piso, ya hacía varios meses que no tenía dinero para pagarlo, si no pagaba me echarían a la calle el lunes y me encontraría sin dinero y sin un sitio para vivir. 

Yo tengo diecinueve años un cuerpo bastante definido, soy alta delgada, rubia y con ojos azules, hija de padres suecos divorciados, hace 7 años que vivo aquí en España. 

Como últimamente lo tenía tan difícil para encontrar trabajo decidí coger mis ahorros y marcharme a Francia, concretamente a Cannes, me habían ofrecido un puesto de trabajo en la recepción de un gran hotel, y decidí aceptar, no me fue difícil adaptarme ya que hablaba cuatro idiomas, entre ellos el francés, eso me permitió tener mi propio apartamento y vivir de una forma cómoda.  Por mi inexperiencia no me di cuenta que mi contrato era temporal y finalizaba en Enero y desde entonces he estado viviendo de mis ahorros a la espera de encontrar otro trabajo, pero me es muy difícil pese a mis idiomas. 

Aquella mañana de sábado me levante de la cama y me fui a dar un paseo por la playa, cuando iba andando inmersa en lo que pasaría si no pagaba el alquiler, se me acercaron dos chicos, uno de ellos jovencito y otro un poco mas mayor, pero muy educados ambos, me dijeron que si no me importaba contestar unas preguntas y que ellos me irían grabando con una cámara  accedí y comenzaron a hacer una pregunta tras otra, hasta que fueron cambiando la conversación a temas de sexo. En un momento dado me propusieron tener sexo con el mas joven a cambio de dinero, al principio me sentí ofendida, pero después reaccione y tuve curiosidad por saber que me ofrecían  les deje hablar, comenzaron ofreciéndome seiscientos euros, yo me tenía que acostar con el chico joven mientras el otro chico me gravaba  yo le dije que consideraba que era muy poco dinero, que por esa cantidad no iban a encontrar a nadie que se dejara grabar mientras la follaban, ellos me dijeron que la grabación no la harían publica, pero yo estaba segura que si, que después la venderían,  hablaron entre ellos y me ofrecieron ochocientos euros, yo me volví a negar, y esta vez fui yo la que puse un precio y les pedí mil quinientos, ellos se negaron, pero yo necesitaba muchísimo aquel dinero y hubiera aceptado los ochocientos euros, me ofrecieron hacerlo por mil doscientos, así que accedí sin pensármelo mucho, mi condición fue el uso de condón, me dijeron que no que no se correría dentro de mí, al final accedí. Fuimos para el apartamento, había cámaras, luces, etc,, todo preparado para comenzar a gravar. Tenía que entrar a la sala como si fuera a una entrevista de trabajo, un trabajo serio, me habían dado una ropa para que me cambiase, una faldita cortita de colegiala una camisa blanca, y unas gafas... al final de la entrevista el me insinuaba que quería hacer sexo conmigo a cambio de dinero, yo tenía que poner cara de ofendida, luego me ruborizaba y cuando me daban el dinero yo dudaba si aceptarlo o no, el otro chico seguía grabando. 

No me fue difícil meterme en situación, el chico era muy guapo tenía un pene enorme, depiladito, me corrí dos veces, una de ellas mientras hacíamos un 69, lo hicimos de todas las maneras, menos por el culito. Estuvimos unas tres horas grabando, cuando acabamos me pagaron lo acordado y me quisieron invitar a comer, yo agradecí la invitación pero cogí el dinero y me marche para casa. Aquella noche pensé lo fácil que me había sido conseguir el dinero que tanto necesitaba y comencé a indagar por Internet  hasta que contacte con una Madame, que necesitaba señoritas un tanto especiales para clientes de alto standing, después de conocerme y un corto periodo de aprendizaje a su cargo, hoy trabajo para ella, mis clientes son hombres maduros muy ricos y educados, cuyo principal interés es presumir de compañía femenina, muy bien vestidas y elegante, en el Gran Casino de Montecarlo, fiestas y recepciones, para luego llevarlas a su yate o a un lujoso hotel, una vez a solas su principal interés es que seas femenina y sensual y verte desnuda, la mayoría son pésimos en la cama duran como mucho cinco minutos y acaban destrozados roncando como leones. Me pagan muy bien, y  los regalos y las joyas son frecuentes, así que los próximos tres años seguiré trabajando así  y con el dinero que vaya ahorrando, volveré a vivir a España de una manera desahogada....

martes, 14 de mayo de 2013

La madre de mi amiga...


Yo era un chico muy jovencito, en aquella época  ella tenía un par o tres de años menos que yo. Ella era la amiga de mi hermana, una chica muy guapa, de estatura mediana y con unos pechos de vértigo.  Aquella tarde yo estaba en casa tocando la guitarra cuando llegaron, se acerco y me saludo con un beso en la mejilla, llevaba puesto el uniforme del colegio, ella me atraía muchísimo.Aquella tarde estuvimos toda la tarde juntos, mi hermana buscaba algo en Internet y yo le hacía compañía a ella, en un momento dado le empecé a tocar su pierna, y poco a poco acabamos dándonos un beso en la boca, mi hermana hacia ver que no nos veía. 
Le propuse ir a mi habitación a escuchar música y ella acepto, fue pasando la tarde y nos empezamos a animar, ella comenzó a bajarse el tanga negro, y en ese momento sentí que el pene me iba a estallar, me cogió y me tiro en la cama y nos fuimos besando poco a poco, yo le tocaba las piernas, era un momento muy especial, intente penetrarla pero ella no me dejo, era virgen.. entonces empecé a masturbarla, ella gritaba de la excitación  se levanto de la cama y se subió sobre mí, en aquel momento mi hermana tocó a la puerta y nos corto el rollo, fue una falsa alarma, solo venia a preguntar una cosa y enseguida volvió a marchar, la amiga estaba muy excitada así que cerré de nuevo la puerta y comencé a besarle los pechos, luego ella  se metió mi pene en su boca y me hizo una mamada como nunca nadie me la había hecho,  yo le respondí acabando de masturbarla, hasta que tuvo su primer orgasmo, luego nos besamos y acabamos así aquella tarde.Un par de años después hizo una fiesta en su casa y mi hermana y yo estábamos invitados, sus padres estaban divorciados y ella vivía con su madre. En un momento de la fiesta mientras todos bailaban yo me fui al lavabo, al pasar delante de la habitación de su madre la puerta estaba entreabierta y pude verla como se desnudaba para darse un baño, tenía un cuerpo imponente, me encanto ver su vulva depiladita y aquellas tetas tan excitantes, era casi mejor que la hija. Cuando volví del lavabo la puerta seguía medio abierta y no me lo pensé dos veces y entre a la habitación  al entrar vi su tanga en el suelo  la cojí y la comencé a oler, aquel olor me excito tanto que me comencé a masturbar, cuando me quise dar cuenta alguien me estaba observando, era   su madre con la toalla cubriendo su cuerpo hasta los pechos, en ese momento me sentí como un estúpido  no sabía que decir, lo único que hice fue pedirle disculpas. 
Pero sorprendentemente ella me miro, empezó a reírse y levanto los brazos y dejo caer la toalla al suelo, yo me quede sin habla, luego se acerco a mí, cogió mi mano y la puso en sus pechos,  me sentó en la cama y se sentó en mis piernas, mi pene estaba más grande que nunca, así que la recosté sobre la cama y la penetre una y otra vez. 

Al acabar me dijo que no dijera nada de lo ocurrido que ella tampoco diría nada. Desde ese momento hemos tenido varios encuentros y cada vez más excitantes....

lunes, 13 de mayo de 2013

La doble vida de Juan Carlos

Juan Carlos, era un chico como cualquier otro, tenía el cabello negro y un físico perfecto que hacía que cualquier chica se rindiera a sus encantos. El era heterosexual, tenia novia hacia unos meses y hacia unas cuantas semanas que habían empezado a tener relaciones sexuales.Esa noche lo hacían con tranquilidad en un albergue de carretera, la primera vez lo habían hecho en su coche rojo. El comenzó a recordar con excitación su primera vez en aquel coche... Su novia Corina, una rubia preciosa de ojos azules, aquella noche habían salido a dar una vuelta en el coche, llegaron a la colina para contemplar el resplandor  de la luna. 

Ella comenzó a besarle el cuello, cosa que de inmediato le causo una reacción demasiado excitante, después se saco la camiseta mostrándole sus pechos sin ningún pudor, eran unos pechos grandes, blancos con unos pezones marrones y erectos, a lo cual el continuo su ritual sexual y los beso delicadamente  no recordaba mucho de aquella noche, solo que había sido su primera vez y que al eyacular una fuente de néctar blanco le había dolido como una inyección de penicilina, pero después acabo siendo el paraíso.Corina abrió la puerta del coche y se bajo mientras se volvía a poner la camiseta, yo me quede en el coche abroche mis pantalones y me baje del coche sin la camisa, La primera noche no habíamos usado preservativo, por lo que al día siguiente mi preocupación me estaba matando..Después de un tiempo con Corina sintió por primera vez, como si estuviera haciendo algo estúpido, estaba perdiendo el interés por tener sexo con ella.Ahora lo que le gustaba era masturbarse mientras miraba aquellas revistas de chicos... 

¡que le estaba pasando! Necesitaba encontrar una respuesta...

domingo, 12 de mayo de 2013

Tarde de trabajo.

Él llegó a mi casa para ponernos al día de un trabajo que teníamos que acabar. Yo cuando lo vi ya pensé en algo diferente, llevaba aquellos pantalones que le marcaban aquel bulto, aquellas manos tan grandes y varoniles, y aquellos labios que me encantan... Empezó a hablar, pero yo solo estaba pendiente del movimiento de su boca. El roce de mis pechos sobre mi camisa hacían que mis pezones se fueran poniendo duros, y mi vagina se iba calentando y humedeciendo. Le ofrezco algo para beber, y con la excusa le enseño mis piernas y cuando entro con la bebida me agacho para  que pueda ver mi escote y mis pechos, él intuye algo y no es indiferente, me siento a su lado, y seguimos con la faena, le cojo la mano y la pongo sobre mis muslos cerca de la entrepierna. Me recojo el pelo y me dejo el cuello al descubierto, mi camisa deja entrever mis pezones, él no deja de mirarlos, me acerco suavemente a él y le doy un beso, el me responde cogiéndome por la espalda apretándome contra él, me siento sobre él y noto el bulto del pantalón mucho mas grande y duro que antes, me muevo restregándome  los pechos en su pecho y siento como me va abriendo las nalgas y deslizando sus dedos por el hilo de mi tanga, se pasea por mi culito y tantea la humedad de mi entrepierna.

Me quito la camisa, el pasa la lengua por mis pechos y mordisquea mis pezones... mi mano se desliza hasta llegar a la cremallera de su pantalón  la bajo con cuidado  y meto la mano dentro, casi no hay espacio, todo está ocupado por su miembro duro, sentirlo así me excita muchísimo  rápidamente se lo saco del pantalón para poderlo tener en mi mano, siento su humedad y él con su mano está sintiendo la mía .. Me acurruco entre sus piernas y empiezo a lamerle todo aquel pene, le voy pasando la lengua poco a poco por el glande, el empuja mi cabeza para que su miembro entre todo en mi boca, me lo pongo todo en mi boca hasta que siento que ya no puedo más, lo saco y lo meto una y otra vez, cada vez con más energía  me coge me sienta a su lado y me empieza a comer mi vagina  desliza su lengua por toda mi raja mientras va introduciéndome los dedos.. ufff que placer!!!  Me levanto me doy la vuelta y me apoyo contra la silla, levanto mi falda, el se acerca y me introduce el pene hasta que no puede más, empuja  cada vez más fuerte, mis pechos se mecen al ritmo de sus empujones  saca el pene y juega con mi culo, va pasando una y otra vez su glande por él para ir lubricándolo, de repente lo mete hasta la mitad, me duele, pero a la vez me gusta y el acaba de introducirlo todo hasta el fondo, ufff esta enloquecido, grita de placer, me agacho para poderle coger los testículos y le gusta porque empieza a moverse cada vez más rápido y fuerte, siento como su leche me inunda.. Y como su pene palpita dentro de mí... Después de unos segundos lo saca y nos echamos en el sofá  el me besa y me da las gracias por aquel momento de placer que le ha hecho olvidar por un momento la faena......

miércoles, 8 de mayo de 2013

Cena y postre.

Era una calurosa noche de verano, esa noche íbamos a cenar fuera, mi marido me paso a recoger después del trabajo y fuimos hasta el restaurante donde nos esperaban unos amigos. La cena era muy animada entre risas y vinos, en aquel momento sentí como me tocaban por debajo de la mesa, llevaba para la ocasión un vestidito corto lo cual hacia el camino más accesible a su mano. Estaba sorprendida pero a la vez me gustaba aquella sensación  todos eran ajenos a lo que estaba pasando, su mujer hablaba animadamente con mi marido, yo cada vez estaba más excitada. Me levante y baje al lavabo, me quite las braguitas, no tarde demasiado, pero cuando volví  note en su mirada como me estaba deseando, le cojí la mano por debajo de la mesa y le entregue mis braguitas súper mojadas, el se ruborizo, pero supo salir al paso, guardándolas en el bolsillo de su pantalón.  

La cena transcurrió muy deprisa, pedimos la cuenta y decidimos marchar a tomar unas copas,  el aprovecho para ir al lavabo antes de marchar y yo aproveche para ir tras él, mientras, los demás nos esperaban en la calle, Una vez en el lavabo lo empuje al lavabo de chicas y una vez dentro le baje el pantalón y me puse su pene en la boca, estaba a punto de estallar, era enorme,  nos esperaban y no tardamos en salir. Estábamos súper excitadísimos. Llegamos al pub a tomar unas copas y no tardamos en buscar una excusa para quedarnos los dos a solas. Aprovechando que estábamos fuera fumando un cigarrillo corrimos a buscar la oscuridad de la playa, y allí acabamos lo que habíamos empezado unas horas antes. Nos quitamos la ropa y me estire en la tumbona  me beso todo el cuerpo, con la mano me tocaba el clítoris  poco a poco me introdujo los dedos dentro, yo no podía dejar de tocar aquel pene, jamás había visto nada igual, deseaba tenerlo dentro de mí, no tarde en hacer mi sueño realidad, me introdujo su pene y empujaba con todas sus fuerzas, no tardamos en tener un orgasmo, nos apresuramos en vestirnos y volver de nuevo al pub. Todos estaban con su cubata y ni se habían percatado de nuestra ausencia, lo que quedaba de noche todo fueron miradas de complicidad entre los dos. No tardamos en marchar para casa, nos despedimos como si nada hubiera pasado, el marcho con mis braguitas de recuerdo de aquella noche  y yo con las esperanza de que aquella escena de la playa se vuelva a repetir alguna otra noche.....